OK! Espacio de Crecimiento

Lic. Diego Argentino y Clr. Alicia Barraceta

De 40 en Primavera!

DE 40 EN PRIMAVERA!!

Salí del consultorio a las 21,30 hs. Era miércoles, y una inesperada lluvia caía sobre Adrogué.

En la remisería de al lado me dijeron que la demora era de 45 minutos. Decidí ir hasta la parada de taxis, a pocos metros. Al llegar, se ubica detrás de mí una señora que me dice: _ “ ¿vas a Mármol?...podemos ir juntas…yo tendría que esperar un auto menos, y a las dos nos saldría menos el viaje…no te parece?....

La miré intrigada.. y ella adivinando la pregunta en mis ojos me dice…

_.”yo estaba en la remisería cuando preguntaste por un auto a Mármol y te seguí”.

Me causó mucha gracia la picardía de esa mujer impecable, bien arreglada, y empezamos a charlar..

Ella:_”no imaginé que iba a llover, pensé en el saquito pero no en el paraguas!”

Yo: _ “ es cierto, recién al salir del consultorio me di cuenta de que llovía”

Ella:_ “ sos médica?”

Yo:_ “ No, consultora psicológica”

Ella:_ “ Uhh! Qué bien me vendrías!!.....pero no, en realidad no….mi sostén es el tango y mi seguridad, es mi fé….Dios y la Virgen me cuidan. Estoy ligada a ellos por un hilo invisible que sale de mi cabeza, y no tengo miedo…..cuando ellos decidan lo cortarán y esa será mi manera de irme de este mundo.”

Yo: _ “qué paz te dará ir así por la vida no?”

Ella: _ “ imagináte!...Yo ahora voy al Club el Fogón…voy a la milonga. Saldré a las 2 o 3 de la mañana y no tengo miedo de que algo me pase…me moriría si por miedo no pudiera bailar tango….es mi pasión!”

Me empezó a contar que bailaba tango desde los 17 años, que siempre lo hizo con su esposo, pero hacía veintitantos años que era viuda y por eso ahora iba a bailar sola.

_ “En el tango hay códigos” me dijo …” y así como yo no puedo rechazar a nadie que me saque a bailar, tampoco nadie puede rechazarme cuando saco yo (las mujeres también sacan!!) ..y …no te voy a decir que hacen cola para bailar conmigo, pero..siempre hay dos o tres que me disputan porque… ¿sabes?...yo bailo muy, muy bien”.

Además de bailar tango, le gustaba el ambiente del tango, su  sensualidad, la picardía de los lances que disfrutaba con clase, porque…..

_  “yo estoy más allá de todo”..decía.

Por suerte los taxis demoraban, y había más gente esperando antes que nosotras…la charla con esa mujer era deliciosa.

Supe que es docente jubilada, que tiene 7 hijos, no recuerdo cuántos nietos y hasta biznietos. Me contó que se cuidaba mucho porque para bailar tango hay que estar bien, por eso, hacía aerobics dos veces por semana…

_” no se puede girar con gracia en el tango si no estás ágil” y agrego…

_ ”a los 86 años no podría hacer lo que hago si no me cuido”.

Menuda, delgada, de buen gusto en el vestir, de hablar claro y vivaz no parecía de esa edad ni en broma……

_”es cierto” dijo coqueta, cuando se lo mencioné

_..”nadie me los da”

.

En medio de la charla, llegó nuestro taxi ….subimos, y mientras nos dirigíamos a destino me cuenta que, una vez fueron de la televisión al gimnasio al que ella  asiste, y nadie quería hablar con la periodista…por supuesto que ella sí …y cuando le preguntaron…. _ …”cómo se siente señora haciendo aerobics a su edad?” …..me dice

_ “no podía creer que me hiciera esa pregunta esa periodista!!…y le respondí… ¿no me ves? ……me siento de 40 en primavera!!!”

Esa frase quedó como un hito en ese gimnasio y, según me dijo, algún medio día, en no recuerdo qué noticioso de la tele, aparece ella diciéndola  porque… hasta la habían filmado!!

_ “Ya llegamos a El Fogón…quien baja? ” dice el chofer

_ “Uh! Qué rápido”… dijimos las dos

Ella:_ “ yo me llamo Carolina y vos, cómo te llamás?...fue muy lindo encontrarte y charlar!”

Yo:_ “ Alicia, me llamo Alicia  y para mi  fue tan agradable que ….casi, casi, te digo …bajaría con vos y te acompañaría a la milonga!!!”

Nos reímos….

Ella bajó… y yo recorrí las pocas cuadras que quedaban hasta mi casa con esa frase en la mente …” de 40 en primavera” y poco a poco sentí que el cansancio del día se esfumaba, que las ganas volvían , y también sentí como cierto, eso de que cuando le encontramos un sentido a nuestra vida, sea cual sea,  vamos a encontrarle la vuelta, vamos a saber cómo desplegar nuestras capacidades para lograr vivir como realmente queremos hacerlo.

Y recordé también ese día, antes de dormir, este poema de Hamlet Lima Quintana que dice:

Hay gente que con sólo decir una  palabra

Enciende la ilusión y los rosales,

Que con sólo sonreír entre los ojos

Nos invita a viajar a otras zonas,

Nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente  que con sólo dar la mano

Rompe la soledad , pone la mesa,

Sirve el puchero, coloca las guirnaldas,

Que con sólo empuñar la guitarra

Hace una sinfonía de entre casa.

Hay gente que con sólo abrir la boca

Llega a todos los límites del alma,

Alimenta una flor, inventa sueños,

Hace cantar el vino en las tinajas

Y se queda después, como si nada.

Y uno se va de novio con la vida

Desterrando una muerte solitaria

Pues sabe que a la vuelta de la esquina

Hay gente que es así, tan necesaria.

                                                                                            Clr. Alicia Barraceta

                                                                               

LA ESMERALDA ENCANTADA

LA ESMERALDA ENCANTADA

Hace muchos, muchos años hubo una vez un niño que solía jugar debajo de un gran pino cercano a su casa.
Después de cada lluvia, alrededor del árbol brotaban muchos hongos, alineados en forma de circulo, que servían de asiento a un grupo de pequeños gnomos, tan chiquitos como muñequitos pero capaces de hacer cosas maravillosas. Al poco tiempo de conocerse, el muchacho y los gnomos ya eran grandes amigos.

Francisco que así se llamaba el niño, mantenía en secreto esa amistad, porque la gente no suele creer en los gnomos, pero se divertía mucho con ellos.
Pero llego el invierno y el padre del muchacho decidió hacer leña ese pino. Francisco le rogó de todas formas que no cortara ese árbol, ya que era la morada de sus extraños amigos, el padre acepto su pedido a condición de que Francisco se ocupara de conseguir la leña para la casa durante todo el invierno.
El chico paso ese invierno trabajando muy duro, recorriendo la comarca juntando leña para cumplir la promesa que salvaría al pino, y el padre cumplió la suya, porque así son los padres.
Llegada la primavera los gnomos se enteraron del sacrificio realizado por francisco para salvar su viejo árbol y decidieron recompensarlo regalándole una cadena de oro con una gran esmeralda.
Esta piedra- le dijeron- tiene poderes mágicos que te darán toda la felicidad; mientras la lleves en el cuello serás amado, conseguirás para ti todo lo que quieras y llegaras a ser inmensamente rico. Para el resto de los hombres solo será una piedra, muy valiosa, pero sin esos poderes.
Muy pronto Francisco comprobó la verdad de esas palabras: tenia cuanto deseaba y todo lo que emprendía le salían bien sin ningún esfuerzo, aunque como no ambicionaba riquezas, poco uso le daba a su esmeralda encantada.
Pero ese verano hubo una gran sequía y el hambre se apodero de hombres y animales, porque se perdieron todas las cosechas.
Francisco intento, solucionar esos males con su piedra encantada, pero todo fue en vano, sus poderes solo actuaban para él, pero no para los demás. Podría salvarse del hambre y la miseria, pero nuca ayudar a sus semejantes.
Rápidamente corrió hasta la ciudad más cercana, vendió la piedra por la cual le dieron una fortuna, y volvió a su comarca con una enorme carreta cargada de alimentos, ropas, y hasta grano para los animales. Para que nadie se enterara de que había sido él quien trajera todo eso, lo fue dejando frente a las casas de noche sin que lo vieran.
A la mañana siguiente, todos encontraron los grandes paquetes frente a sus puertas y fue como un día de reyes. Hubo alegría y alivio, aunque nadie sabia a quien darle las gracias.
Pero francisco estaba preocupado, porque tendría que confesar a sus amigos los gnomos, que se había desprendido de la maravillosa piedra que le regalaran.
Lo hizo con un poco de miedo, pensando que se enojarían.
Pero los gnomos comprendieron que Francisco no necesitaba una piedra encantada para ser feliz, le bastaba con su propia bondad. Por eso le hicieron otro obsequio para que llevara en su cuello; esta vez le dieron un humilde pañuelo, ajustado con un pequeño anillo, echo con un hueso de caracú.
Ese pañuelo –tan parecido al qué usan los scouts- le recordaría siempre que de nada valen las riquezas ni la propia felicidad cuando no se las puede compartir, que lo que se consigue sin esfuerzo carece de verdadero valor y que el amor al prójimo es la mayor alegría que alguien puede gozar, porque no hay felicidad mas linda que dar felicidad. 

Un maestro le decía a sus discípulos:

Un maestro le decía a sus discípulos: 

“ustedes escuchan, no para descubrir algo nuevo, sino para dar con algo que confirme lo que piensan... y discuten, no para encontrar la verdad ,sino para imponer lo que piensan”. 
Para ilustrar esto, contó que un rey paseaba por la ciudad y vio por todas partes señales de alguien que tenía excelente puntería, veía círculos pintados con agujeros de balas justo en el centro, en árboles, en paredes, y mandó a buscar al tan extraordinario tirador. Para su sorpresa resultó ser un muchacho de diez años. El rey le preguntó asombrado, cómo lograba dar siempre en el centro de esas marcas y el niño respondió: “es muy fácil. Primero disparo y después hago el círculo”.

Eckhart Tolle

Eckhart Tolle
“sea consciente de su respiración. Dese cuenta de cómo ello aparta su atención de su pensamiento y produce espacio”

Está aquí: Home Reflexiones